<

Filantropía Sostenible

“Resultaba obvio que la filantropía tradicional no era la opción que estaba buscando. Necesitaba encontrar un catalizador para desencadenar el tipo de progreso humano sostenible acerca del cual todos los gobiernos del mundo habían llegado a un acuerdo en la Cumbre de la Tierra”. Stephan Schmidheiny, Mi Visión, Mi Trayectoria”, enero 2006.

sts08

FUNDES

Creada en 1984 por Stephan Schmidheiny junto al arzobispo de Panamá, Marcos McGrath, la Fundación para el Desarrollo Sostenible (FUNDES) es una iniciativa sin fines de lucro que tiene como objetivo promover el desarrollo sostenible del sector privado en América Latina.

Específicamente, la fundación busca fortalecer las capacidades empresariales de las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYME) en más de 10 países de la región, contribuyendo a su progreso sostenible y a la transformación de los sectores productivos y clima de negocios.

FUNDES nace como respuesta a la crisis de la década de los ochenta que golpea con dureza a los sectores menos acomodados de América Latina. Comienza como plan piloto en Panamá y dado su éxito se aplica a otros países de América Central y del Sur.

FUNDES es una de las primeras organizaciones en otorgar micro-créditos en la región, además de realizar programas de entrenamiento administrativo básico para consolidar los proyectos de los emprendedores. Es una organización pionera y visionaria para el desarrollo MIPYME de la región.

En la actualidad, la organización ejecuta cada año más de 100 proyectos que benefician a alrededor de 10 mil MIPYME latinoamericanas.

Su sede corporativa se encuentra en Costa Rica y tiene oficinas en México, Guatemala, El Salvador, Panamá, Colombia, Venezuela, Perú, Bolivia, Chile y Argentina. Posee además proyectos en Nicaragua y Honduras, contando con capacidades técnicas y humanas para el fortalecimiento de MIPYMEs en cualquier nación del continente.

www.fundes.org

Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD)

El Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD) tuvo su origen en el Consejo Empresarial para el Desarrollo Sostenible (BCSD) creado por Stephan Schmidheiny en 1991, cuando el Secretario General de la Conferencia de las Naciones Unidades sobre Medio Ambiente y Desarrollo (UNCED), Maurice Strong, lo designó Consejero Principal para el Comercio y la Industria en preparación de lo que sería la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo, más conocida como la “Cumbre de la Tierra”, realizada en Río de Janeiro, Brasil, en 1992.

Para enfrentar la tarea encomendada y con el fin de contribuir fuertemente en el debate que se daría dos años más tarde en la “Cumbre de Río”, Schmidheiny decidió crear un consejo de empresarios enfocado en la sostenibilidad. Entre 1990 y 1991 viajó por el mundo en búsqueda de líderes de distintas industrias y regiones para hacerlos partícipes del BCSD y que pudieran compartir sus experiencias, con el objeto de cambiar positivamente la conducta corporativa a nivel social y medioambiental. Logró reunir a 50 empresarios, entre los que destacan líderes de compañías como Chevron, DuPont, Mitsubishi, Nissan, Shell y Volkswagen, entre otros.

El primero de varios encuentros se realizó en 1991 en La Haya, Holanda. En esta reunión se decidió publicar el libro “Cambiando el Rumbo: Una Perspectiva Global del Empresariado para el Desarrollo y el Medio Ambiente”. Es en ese texto que se acuña la expresión “eco-eficiencia” para definir la contribución de una empresa al desarrollo sostenible. El prefijo “eco” combina dos conceptos fundamentales: economía y ecología. De esta forma simple, ambas palabras combinadas significan agregar más valor a bienes y servicios empleando menos recursos y produciendo menos desechos y contaminación.

Las recomendaciones y conclusiones del libro fueron presentadas al año siguiente por Schmidheiny en la Cumbre de la Tierra. El exitoso libro, editado por el Massachusetts Institute of Technology (MIT) Press, se convirtió en best seller y fue traducido a 15 idiomas.

Schmidheiny propuso disolver el consejo una vez cumplida su labor, entendiendo que el tiempo es el recurso más escaso de los altos ejecutivos. Sin embargo, tras la Cumbre de la Tierra, los miembros argumentaron que las empresas tenían el deber de trabajar junto a los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil para alcanzar el desarrollo sostenible, por lo cual el BSCD continúa con su labor. Stephan solicitó designar un nuevo presidente para que el Consejo no dependiera sólo de una persona.

En 1995, el BCSD decidió fusionarse con la Cámara de Comercio Internacional (ICC), dando origen a lo que hoy se conoce como el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD), que en la actualidad funciona como un foro integrado por 200 compañías miembro, diversificadas en todas las industrias y continentes, desde donde intercambian mejores prácticas para el desarrollo sostenible. En retribución por su aporte a la creación de este Consejo, en el año 2000, Stephan Schmidheiny fue nombrado Presidente Honorario del WBCSD.

www.wbcsd.org

AVINA Stiftung

AVINA Stitftung es una fundación creada en 1994 en Suiza por Stephan Schmidheiny, en línea con el espíritu filantrópico inculcado por su familia y con el objeto específico de promover el desarrollo sostenible.

Desde sus inicios, AVINA Stiftung incorporó el concepto de que la filantropía optimiza el impacto social y medioambiental, al medir el retorno de la inversión (ROI). En 2001, cuando su actuación en América Latina alcanzó una masa crítica importante, Schmidheiny decidió establecer una organización similar en Panamá bajo el nombre de Fundación Avina.

Ambas entidades son independientes financiera y organizacionalmente la una de la otra. Sin embargo, trabajan en conjunto para promover el intercambio entre ambos continentes.

www.avinastiftung.net

Fundación Avina

Fundación Avina comenzó a operar en América Latina en el año 2001. La iniciativa busca construir liderazgos sociales que permitan avanzar hacia formas sostenibles de desarrollo, con un crecimiento económico continuo que ofrezca más oportunidades a una mayor cantidad de habitantes, y al mismo tiempo permita proteger el medio ambiente.

Su modelo de actuación se centra en promover cambios concretos y relevantes, generando y apoyando procesos colaborativos para mejorar la calidad de los vínculos entre emprendedores, empresas, academia, sociedad civil y gobiernos. Avina construye condiciones favorables para que estas acciones incidan en los espacios de poder y se produzcan los cambios necesarios en la sociedad que conduzcan a una América Latina sostenible.

Para crear estas condiciones, la organización trabaja en alianza con cientos de organizaciones, fundaciones, empresas y gobiernos y miles de líderes sociales de América Latina y el mundo, junto a los cuales define su estrategia, identifica oportunidades y construye agendas compartidas de acción.

Avina está presente en 21 países latinoamericanos y tiene equipos en EEUU y Europa para identificar actores en esas regiones que estén interesados en promover la sustentabilidad en América Latina.

Su principal financiamiento proviene de VIVA TRUST, fideicomiso creado por Stephan Schmidheiny a partir de las utilidades generadas por GrupoNueva. También canaliza recursos de diversos inversores sociales, fundaciones, cooperación internacional y entidades multilaterales.

www.avina.net

VIVA TRUST

VIVA TRUST es un fideicomiso irrevocable creado por Stephan Schmidheiny en 2003, constituido a partir de la donación de sus acciones de GrupoNueva, valoradas en alrededor de mil millones de dólares. Su objetivo es asegurar la sostenibilidad de largo plazo de las organizaciones filantrópicas en América Latina. En consecuencia, una parte de los dividendos accionarios y de las ganancias de las empresas generados por GrupoNueva son reinvertidas en los programas de FUNDES y Fundación Avina, entre otras.

VIVA TRUST es dirigido por un Comité Asesor integrado por referentes sociales y de negocios de todo el mundo, encargándose de supervisar y guiar las operaciones empresariales y las acciones filantrópicas en América Latina.

www.vivatrust.com

Fundación Latinoamericana Posible (FLAP)

Fundación Latinoamérica Posible (FLAP) surgió en 2008 para promover la participación creciente y responsable del sector productivo en el desarrollo sostenible de las comunidades y naciones.

Su meta es ser un canal efectivo y de alta credibilidad para la difusión de conocimientos y conceptos innovadores relacionados con el desarrollo sostenible para las empresas productivas y organizaciones sin fines de lucro en toda la región, a la vez que estimular la creación de alianzas entre ellas y sus respectivos gobiernos.

Actualmente, la Fundación mantiene alianzas estratégicas con el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD), World Resources Institute (WRI), INCAE Business School, y el Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible.

www.latinoamericaposible.net

Centro de Intercambio de Conocimientos (CIC)

Uno de los proyectos a cargo de VIVA TRUST es el Centro de Intercambio de Conocimientos (CIC), que busca ser un punto de encuentro para las nuevas generaciones de emprendedores sociales en América Latina. Su misión es motivar, inspirar y fomentar la implementación de ideas y promover el intercambio entre emprendedores sociales que dan sus primeros pasos y aquellos más experimentados. El CIC apoya una red de líderes y emprendedores comprometidos con la prosperidad, equidad y sostenibilidad.

Con sede en Costa Rica, este Centro busca transmitir a los emprendedores sociales los conocimientos necesarios para consolidar y ampliar el alcance de proyectos sociales, ambientales, institucionales y productivos.

www.ciconocimientos.org

cerrar

Cronología